Joan Jonas, 'Moving Off the Land II' en el TBA21 de Madrid

Joan-Jonas-performance8

This article was crowdfunded by our readers

Joan Jonas rinde homenaje a los océanos y a sus criaturas en la exposición Moving Off the Land II, que reabre sus puertas este sábado 6 de junio en el museo Thyssen-Bornemisza Art Contemporary, TBA21, de Madrid y prorroga hasta el 13 de septiembre.

Moving Off the Land II apenas estuvo abierta dos semanas cuando la pandemia obligó a echar el cierre, por eso la maravillosa muestra de Joan Jonas (Nueva York, 1936) es digna de ser prorrogada y disfrutar de este homenaje al océano y sus maravillosas criaturas, la biodiversidad y la ecología, en la continental ciudad de Madrid. Una propuesta refrescante para un verano que se prevé sofocante, más aún con nuestras caras cubiertas.

Joan Jonas ha sido mundialmente reconocida ya avanzada su carrera. Pionera de la performance, su obra además abarca vídeo, instalaciones, sonido, texto y escultura. Para esta muestra, Moving Off the Land II, inaugurada en la semana del arte de Madrid, allá por febrero junto con la feria ARCO, presenta una selección de dibujos que ha realizado en su estudio basándose en sus investigaciones en acuarios de todo el mundo. Porque, según ha relatado la artista, siempre que viaja a una ciudad, acude a su acuario, y aunque los científicos piensen que los acuarios son “deprimentes”, son los únicos espacios en los que se puede contemplar la vida marina.

Una experiencia que ha querido trasladar a la exposición creando una atmósfera con unas luces íntimas y azuladas e instalaciones sónicas con el sonido de cachalotes, de modo que el visitante sienta que está bajo el agua. Esta “fantástica intimidad” que uno siente cuando está sumergido acompaña a las acuarelas, a los vídeos sobre las criaturas que habitan en el fondo del mar y las esculturas. Los espejos, simbólicos en todas las obras de Jonas, se convierten en una pieza clave en esta ocasión ya que en algunas ocasiones lisos y otras ondulados, recrean la superficie del océano.

La mayor parte de la muestra está compuesta por instalaciones de video producidas parcialmente durante su residencia en Jamaica, donde la proliferación de algas y la pesca abusiva amenazan el medio ambiente y responde al resultado de tres años de investigación exhaustiva de Jonas por encargo de TBA21 Academy. El proyecto se inspira en los textos de Emily Dickinson y Herman Melville sobre los océanos, pero también en las grabaciones subacuáticas del biólogo marino y experto en arrecifes coralinos y fotosíntesis, David Gruber.

En el último año y medio, Gruber ha compartido con Jonas sus fascinantes grabaciones subacuáticas centradas en la biofosforescencia, entablando ambos un diálogo sobre sus respectivos trabajos. En 2018 Gruber visitó a Jonas en su casa de verano de Cape Breton, Canadá, y filmó a Ozu, el perro de la artista, jugando con las olas. Estas ricas imágenes de Gruber y otros colaboradores forman parte de una performance presencial que también forma parte de este proyecto y que se presentó en el magnificente Museo Del Prado en febrero. Sobre las imágenes se superpone la propia voz de Jonas y la de jóvenes con los que colabora a menudo, así como música del célebre compositor y percusionista Ikue Mori y de los aclamados músicos María Huld Markan Sigfusdottir y Ánde Somby.

Con su personal lenguaje visual, Jonas ha creado una confluencia entre lo poético y sus observaciones, entre el folklore mitológico, las narrativas contemporáneas y los estudios científicos. Mezclando la poesía con la ciencia, los estímulos visuales y el discurso multi capa de los monólogos interiores, Jonas deja entrever un comentario alarmado sobre la urgencia medioambiental.

Joan Jonas, Performance “Moving Off the Land II” en el Museo del Prado de Madrid, febrero 2020

Joan Jonas está activa desde los años sesenta, especialmente en el campo de la performance, la instalación y el vídeo. Sin embargo, iba para escultora, hasta que un día destruyó todo su trabajo y volvió a empezar de cero. Según declaraciones de la propia artista, su escultura nunca sería puntera, así que cuando descubrió los happenings y comprobó cómo artistas de varias disciplinas trabajaban juntos, entendió que ese sería su medio. Ese género en plena gestación en aquel tiempo, le permitió sentirse más libre y menos sometida al genio masculino. En los 1960 —y todavía …— la pintura y la escultura estaban controladas por los hombres. Hacer performance fue una manera de salir de los límites establecidos y de adentrarse en un nuevo paisaje.

Joan Jonas colabora a menudo con músicos y bailarines para realizar obras de improvisación que funcionan igualmente en el estudio, en la galería de un museo o en un escenario teatral. En el extracto de video abajo, aparece la artista ensayando una versión reconfigurada de su Mirror Piece I de 1969 en Kulturhuset de Estocolmo (Suecia) en 2014.

Desde entonces no ha dejado de abordar en su práctica artística la problemática de la relación del ser humano con el medio ambiente. En este nuevo proyecto revisa la naturaleza y las especies que la habitan, así como el peligro del cambio climático y de la extinción que se cierne sobre ellas. Sus nuevas obras se sumergen en lo más profundo de las aguas marinas, nadan con los peces que las pueblan e incorporan material literario y poético de escritores que se han aproximado a estas masas líquidas que cubren dos terceras partes del planeta.

Los animales son la devoción de Jonas. Dice que siempre se ha identificado mucho con los peces y que nunca se cansa de mirarlos. Como los peces, Jonas nada a diario en una de las escasas piscinas públicas que subsisten en su barrio. La artista es una de las pocas supervivientes de aquel Soho neoyorquino que se convirtió en hervidero de las vanguardias. Afortunadamente, todo ese caldo de cultivo ha recibido sus frutos, ya que en los últimos tiempos le ha llegado su merecido reconocimiento, representando a su país en la Bienal de Arte de Venecia de 2015 y protagonizado una retrospectiva en la Tate Modern de Londres en 2018.

La exposición de Joan JonasMoving Off the Land II evoca un universo submarino cautivador en el que la artista rinde homenaje a las mitologías, la biodiversidad y la delicada ecología del océano y nos invita a reflexionar sobre el urgente estado de emergencia —no sólo por el coronavirus— del planeta.

Joan Jonas con su perro Ozu en la bienal de Venecia de 2015, cortesía Venice Biennale

Texto: María Muñoz

Imágenes expo y performance Moving Off the Land II en Madrid, cortesía de TBA21. Créditos en cada foto.

Créditos imágenes happenings de los años 1960 y 1970 en cada foto.

 


Independent art journalism needs your support

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *